• Fanny Carranza

Demi Lovato quiere raparse como 'acto simbólico'


Demi Lovato ha dado un paso más en su política de transparencia total y en lo que a reflexionar abiertamente sobre los episodios más polémicos de su vida se refiere.


Hace unos días confesaba que el consumo de drogas, que la llevó a sufrir una sobredosis en 2018 que a punto estuvo de costarle la vida, le había servido al mismo tiempo como mecanismo de evasión ante sus innumerables inseguridades y traumas, ahora la intérprete ha querido dejar patente su deseo de sorprender algún día a la opinión pública con un cambio radical, motivado este por una más que necesaria catarsis.


La antigua estrella Disney ha querido profundizar, en conversación con la revista Glamour, en el impacto tan negativo que solían tener para su autoestima sus cambios de look más llamativos, como cuando se tiñó el pelo de rosa o, de forma más reciente, cuando optó por presentarse ante sus fans con un favorecedor corte bob.

El debate que siempre generan estas decisiones en las redes sociales, con las burlas y ataques furibundos que normalmente le dedican sus detractores, no ha sido nunca fácil de digerir para la artista.


En este sentido, la idea de raparse la cabeza para poner fin a la discusión supondría para ella todo un acto de rebeldía y autoafirmación. "Muchos de mis fans reaccionan cuando me tiño el pelo. Si no les gusta, lo veré y lo sabré", dijo la artista en su charla con la publicación.


"Cuando no les gusta, eso intensifica mis miedos e inseguridades sobre quién soy realmente", ha añadido justo antes de explicar el sentido de una decisión tan rotunda como la de desprenderse por completo de su cabello. "Sería un acto simbólico, deshacerme de esa caja heteronormativa en la que he estado confinada durante tantos años", puntualizó.

La artista de 28 años también ha hecho una breve referencia a su ya extinto compromiso matrimonial con el actor Max Ehrich, pero únicamente para atribuir a esa difunta historia de amor su convencimiento total de que es bisexual.


"A medida que me iba haciendo mayor, notaba más y más lo que era tan evidente. El año pasado estuve prometida con un chico, y como no funcionó pensé directamente: 'Esto es una señal'. Y pensé que podría haber acabado compartiendo mi vida con alguien. La verdad es que fue un alivio saber que no, ya que quiero vivir mi verdad", ha reconocido.




4 vistas0 comentarios